VIENA A PASO DE CARRERA…

Viena es una ciudad hermosa pero gigantesca, hay muchísimas cosas que ver, como me imagino harán el circuito de la ciudad no les digo mucho de ella, porque van a ver por fuera el palacio imperial, la avenida circular, el mercado de lácteos y pasarán un millón de veces frente al museo de la Secesión, la catedral de San Esteban, la casa KunstHausWien de Hundertwasser, etc, etc, etc, van a ver mucho, no hay tiempo para todo, si hacen el tour que incluye Praga y Budapest, Viena es la que menos van a disfrutar, sin embargo busquen tiempo porque ella vale la pena. Si lo hacen por su cuenta dedíquenle al menos 5 días para ver con calma lo que está en la siguiente lista y tener una vida nocturna decente y más glamorosa.

Acérquense a la Catedral de San Esteban, es la principal iglesia de la ciudad y muy hermosa, vale la pena verla y caminar por el paseo peatonal, afuera de la catedral verán a una cantidad de locos disfrazados de Mozart que hablan perfecto ingles y puede que tengan suerte les toque a alguno en español, te ofrecen conciertos de música clásica, vale la pena ir a uno de esos conciertos, sobretodo si es en la catedral o en el palacio de la Opera.

El Palacio de la Opera: Es precioso y gigantesco, los conciertos allí son lo mejor, va un gentío loco, pero lo bueno es que el espectáculo no es para turistas, así que verás algo realmente original, se recomienda llevar ropa formal o de coctel para este tipo de eventos porque no te permiten entrar en zapatos de goma o en jeans. Si son caballeros procuren agregar a su repertorio una chaqueta y una corbata, ha y olvídense de las bermudas.

Cerca de la Opera esta la Pastelería Sacher donde nació la torta que lleva su nombre, el show de hacer la cola, llevarte a la mesa, la atención, el chisme,  etc… Bien vale la pena, es todo glamour, el lugar es precioso y viajas en el tiempo. Cruzando la calle desde la pastelería esta el museo «Albertina» vale la pena ir allí y delirar con las exposiciones que tienen…Otro café que me recomendaron pero que no vimos por falta de tiempo fue el Hofburg el favorito de la princesa SISSI, (no se sorprendan que escuchen mucho de su vida y que la nombren  a cada dos por tres, una de dos o llegas a aborrecerla o a  amarla, todo depende de cómo se lo tomen, pero les advierto que escucharan de Sissi y de Francisco José hasta en sueños).

Palacio de Schönbrunn: muy bello y ENORME prepárense a caminar en forma, los jardines son una belleza y si te dejan tiempo paséate por ellos con calmita…Sus techos tienen frescos de Klim y Muchá y son espectaculares.

Palacio de Belvedere: El Salón de Fiestas de Europa, nunca fue habitado porque era exactamente eso, un salón de fiestas, allí se hacían las galas y los bailes reales durante las temporadas de presentación a sociedad, ahora es un museo y tiene la mejor colección de KLIM que hay en Europa, vale la pena el maratón y ver su obra. Aparte tiene otras exposiciones bien espectaculares, sus jardines son hermosos y te refleja muy bien el carácter aristocrático en que vivieron los europeos entre el 1700 y los años de 1900 hasta inicio de la primera guerra mundial.

«El Repollo Dorado»: No se rían, le dicen así, es el edificio de «La Secesión» es una galería de arte moderno, muy vanguardista y conceptual, suelen tener puestas en escena muy curiosas, pero la magia está  en su sótano, hay una exposición y un mural de Klim que es precioso sin contar que el edificio en si aparece en todos los libros de historia de la arquitectura.

Si les interesa la arquitectura extraña, la casa KunstHausWiende Hundertwasser es un buen ejemplo, también el parquecito que hay cerca de la casa, el arquitecto se inspiró en Gaudí…a mí en lo personal no me deslumbro, pero de gustos no hay autor, yo me quedo con Gaudí, lo que sí es un bochinche, son los baños…

Comida: se come bien en Viena, lo típico aunque no lo creas son la Milanesas de carne y Pollo, las salchichas Vienesas y las chuletas ahumadas, todo es gigantesco y sabroso, búsquense pequeños restaurantes donde no tengan muchos turistas, se come mejor y más barato, pregúntenle al guía donde comer o al chofer, ellos dan muy buenas referencias.

Algo que si es obligado son los dulces, hay de todo, con un millón de calorías la cucharadita pero vale cada kilo que subas, esa será una constante en este viaje…

Algo que si no les recomiendo es el show con cena que el tour ofrece, suele ser caro, y está muy turisteado (muy gringo) y la comida…comes mejor en la Colonia Tovar. Es mejor que en ese tiempo se busquen un buen concierto en alguna iglesia o en el palacio de la Opera por su cuenta, cerca de allí siempre hay restaurantes y cafés donde los locales comen después del concierto.

Movilizarse en la ciudad es relativamente fácil en metro, eso sí, compren boletos suficientes para los viajes que quieras hacer, es importante que tengas eso presente, después de cierta hora cierran las taquillas personales y te dejan a tu suerte con las automáticas, los sábados y domingos trabajan sólo en la mañana. Taxi…no es mala opción si están muy apurados pero lleven el mapa con el hotel bien marcado porque no hablan ingles y menos español, van a tener que lidiar con el lenguaje de señas a menos que se manejen en alemán. Caminar es también una opción pero solo para los que tienen buena condición física, porque las distancias son largas, a menos que concentren todo en el área de la iglesia de San Esteban, y también pueden recurrir a los autobuses turísticos estilo inglés que por 20 euros te llevan por 2 o tres rutas por 24 o 48 horas, bajas y subes las veces que quieras sin pagar más, en verano hay descuentos especiales y tienen guía en 8 idiomas…

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑