MI VIAJE POR EL MUNDO DEL TEJIDO

Knitta, Please: The Work of Magda Sayeg
Imagen extraida de readymade.com
Knitta, Please: The Work of Magda Sayeg

No se rían pero de unos meses al sol de hoy me ha dado por tejer, ya saben, cual abuelita sentadita en una silla, con su cajita full de estambres, sus dos agujas y sus perritos durmiendo en la alfombre, lo único así diferente es que no soy ninguna vieja y no estoy frente a una chimenea, más bien la luz así romántica y cálida de ese fuego ha sido sustituida por algún programa de tv.

 La nueva afición al tejido tiene más de mis reminiscencias catalanas que mi amor por las manualidades, al menos en sus inicios, la necesidad de gastar menos (de allí lo catalán y a mucha honra), sumando además la necesidad de realizar una tarea anti estrés, me llevo al noble oficio del tejido.

No me quejo, ha resultado una experiencia muy gratificante y en verdad relajante, ya llevo un 25% de avance en mi primer sweater, una bufanda que no me quedó tan mal y, menos ruido mental y más tranquilidad poco antes de dormir.

Una se tarda un poco en el primer sweater, más aun si quieres que te quede bien y poder usarlo. en el proceso que parece tan simple y anticuado se esconde un sin fin de secretos, que uno no sospecha, por ejemplo:

• Ejercitas la concentración a tal punto que te abstraes y dejas las preocupaciones a un lado.
• Ejercitas la paciencia y la perseverancia, porque los primeros intentos son de pena y si llegan a ser la mitad de perfeccionistas y tercos que soy yo no se extrañen que desarmen y vuelvan a armar esa primera bufanda un par de veces al menos.
• Te relaja muchísimo si te lo tomas como lo que es, un hobby y no un maratón de cronómetro.
• Los insumos no son costosos si sabes dónde y que buscar, lo más caro suele ser el hilo por lo que se recomienda preguntar primero, lo ideal es comenzar con una lana sintética de precio modesto y en su defecto usar pabilo.
• Casi todas las mercerías tienen alguna persona que da cursos de tejido, es bueno preguntar eso también, yo recomiendo aquellas tiendas que tienen una dueña mayor (una abuelita) ellas seguro te dan un curso por un precio módico.
• A falta de abuelitas con dotes de maestra están las revistas de tejido pero tardaran más y se perderán de un abanico de trucos buenísimos que solo alguien con experiencia te puede contar
• No se extrañen que en los primeros días les duelan las manitos como hubiesen hecho hallacas desde ayer por la mañana, tejer ejercita las manos y las muñecas.

Como dije antes el primer sweater tarda en salir pero el resultado vale la pena, y la experiencia ganada también, ya el segundo será más rápido y el tercero ni les cuento. El único consejo que les doy si me siguen en este hobby es que se lo tomen con calma, no pretendan que van a tomar dos clases y luego montaran un negocio de sweaters al mayor o se inscribirán en algún maratón por allá por Londres, forrando autobuses y cabinas de teléfono (http://www.magdasayeg.com/home.php), es algo recomendado por los médicos para bajar la ansiedad, ya cuando tengamos la habilidad y el aburrimiento parejo nos sumamos a la fiebre del Knitta Please.

Y antes de que llamen a mi psiquiatra y lo regañen, busquen primero esas dos palabritas en google y hagan click en imagenes, ya veran que hay gente un poquito mas freaky que yo, que ademas han convertido a este movimiento en toda una tendencia artística… muy original por demás…

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: