UN NUEVO HOBBIE PARA HACER MÁS LIGERAS LAS COLAS EN ESTE MI MANICOMIO BELLO

fuente de imagen: iconosdevenezuela.com

Caracas se caracteriza por tener un tráfico sádico, aquí la única forma de ir a más de 80km por hora es ir en avión o pararte muy de madrugada, pero si eres el común de los mortales con carro, no pasaras nunca de 60 en cualquier parte de la ciudad.

Cuando uno está atrapado en el trafico lo que menos puedes hacer es molestarte, debes resignarte, que en este manicomio llegar temprano no es posible a menos que salgas con 2 horas de antelación a la cita que aceptaste. Cuando uno asume eso acto seguido es buscar que hacer para matar ese rato que uno tiene atrapado, aparte de estar pendiente del fluir de la cola, y que no te asalten, un buen hobbies es ver y analizar a los que te rodean e imaginar lo que está pasando por su cabeza…¿será así como los escritores de novelas se inspiran para escribir sus guiones? sacas unas historias geniales en ese rato (aclaro que vivo en un manicomio de ciudad).

Otro hobbies, y este si es el motivo de mi artículo es el contar Guacamayas y Loros, no me miren feo, Caracas hasta hace unos años era una ciudad casi sin aves, lo único que había comúnmente eran palomas y mirlos, ver un loro, un periquito o una guacamaya volando era una rareza, sin embargo vivimos en una ciudad con muchos árboles y con muchas áreas verdes y silvestre. Hasta hace una veintena de años ver un loro, un periquito o una Guacamaya era común pero en jaulas, no libres, un grupo de personas comenzaron a criar a estos animales como lo designa su naturaleza y les han permitido volar, los primeros que vi así libres fue cerca de la Cota Mil a la altura de Altamira cuando a un vecino de la zona le regalaron dos guacamayas bandera y las crio en libertad, era común verlas volar al final de la tarde del Ávila a su casa.

Ahora la presencia de estos animalitos es mucho mas común, y les he tomado mucho cariño desde que me fui a estudiar a  Barcelona, España, y en un ataque de nostalgia me fui a caminar sin rumbo para terminar en el Hospital de San Pau donde me encontré sentada en las escaleras de la entrada viendo y escuchando a unos loros decir barbaridades en castizo…Al regresar pude apreciar que el número de ejemplares de la familia de los loritos crecía en la ciudad y como las colas aquí son tan jodidas, decidí tomármelo con soda y disfrutar buscándoles y verlos tan magníficos libres volando por el cielo.

No fue sino hasta el mes pasado que encontré una página donde le solicitan a la ciudadanía que les ayuden a llevar un registro de estas aves y sus variedades en la ciudad, ahora me ven en una cola con una libreta cerca viendo para todos lados buscando estas aves y registrando el número de ellas que consigues, la especie, donde las vi, si volaban, estaban posadas o anidaban, les juro que es un hobbie desestresante y muy bonito, rompes un poco con la monotonía de estar pendiente de no chocar, de no pisar nadie, dejas quieta la corneta, e igual con tu monitoreo están pendiente de que no te atraquen. Luego cuando llegas a tu casa en la noche entras a esta página y registras lo que vistes en tus horas de cola; disfrutas tu y ayudas a la universidad 2 en uno.

Esta es la página a la que hago referencia, les abrira directamente en el formulario de registro, animense y ayuden a proteger de una manera util a los animales: AvesVenezuela.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: