La Barcelona del Tío Vicente…

Para quienes me conocen y saben como soy, comprenderán de inmediato el porque estoy recomendando este libro. Los que no me conocen les explico, vivo en Caracas, una ciudad hermosa y relativamente joven si a comparamos con la Barcelona a la que hace referencia el libro que voy a recomendar, ambas tienen sus cosas buenas y no tan buenas como cualquier ciudad, pero mi cariño por ambas es indiscutible, ahora bien, ¿qué hago yo recomendando un libro que habla de una ciudad no venezolana?, pues bien, resulta que yo soy descendiente de catalanes y crecí en medio del caos propio de ser la primera generación de venezolanos en una familia catalana; visitar Barcelona para mi es obligatorio e indispensable, me enamore de esa ciudad desde que la conocí a mis nueve años de la mano de mi tío abuelo Vicente.

Siempre pensé que la mitad de sus historias sobre Barcelona estaban cargadas de imaginación, ya que era un magnifico cuenta cuentos, un bonachón de primera, me mostró la ciudad con tanto cariño y orgullo que me contagió ese amor por la ciudad. Para mi llegar a Barcelona es llegar a mi casa, cada vez que voy es un ritual para mi caminar por el casco medieval, la catedral, la iglesia del Pi, Nuestra Señora del Mar, llegar a Drassanes y muchos lugares más… Y con cada visita, infaltable pasar por una librería y comprar algún libro en catalán o que haga referencia a su historia  fue así como curucuteando encontré este libro de Dani Cortijo – Historia de la Historia de Barcelona.

Este libro hace especial hincapié en las historias de la ciudad vieja, las leyendas urbanas que han sobrevivido al paso del tiempo y de la ciudad misma, apenas tome el libro no sabia por que razón me acorde de mi Tío Vicente, lastima ya no este con nosotros, ahora vive en la Barcelona del más allá con la Tía Nieves, de seguro comiendo caracoles en alguna tapería celestial y riéndose de nosotros y nuestras peripecias.  Lo cierto es que el Libro esta cargado de todas aquellas historias que el una vez me contó de Barcelona, están contadas con la misma gracia y el mismo cariño que él tenia de su ciudad.

Las murallas escondidas, las veces que visito esas murallas que el turista normal creen parte de algún palacio, las columnas de Adriano  a las que hay que buscar porque no están en los circuitos turísticos, las esquinas con cabezas de mujer, las leyendas de las estaciones de metro secretas, el porque en la catedral ponen un huevo a bailar en la fuente del claustro  las gargolas en los tejados del barrio gótico…leer las historias es escuchar de nuevo al Tío, con su risa franca, sus salidas escatológicas, sus opiniones acerca de la vida y salir a comer caracoles en salsa picante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: