DECISIONES DIFÍCILES… BUSCAR TU SUEÑO LEJOS DE CASA

Hace unos años, no muchos en verdad, comencé a ver como mis amigos poco a poco se fueron marchando, unos a Canadá, otros a Australia, otros a España, Inglaterra, Francia, Colombia y Estados Unidos, todos con un común denominador, en Venezuela ya no se sentían seguros ni con posibilidades de desarrollo.

A todos les respete su decisión, me despedí de ellos con mucha tristeza y debo confesar que en ese entonces no comprendía el motivo que les impulsaba a irse, yo en ese entonces había regresado de una estadía poco productiva en España y creía que migrar no era para mi. En ese entonces no estaba bien el país, de hecho estaba mal, pero siempre guarde las esperanzas de que mejoraría… Hoy esa Venezuela a la que ellos dijeron adiós ya no existe, y esta vez soy yo quién se va, soy yo quién dice adiós a los amigos, son ellos los que me ven y no se sí comprenden porque me voy.

Buscar un sueño en otras tierras no es fácil, no es algo que se decide en un café, en un restaurante o mientras trotas en el parque, quienes realmente se van, casi no hablan con nadie del tema, sopesan todos los pros y contras del paso que van a dar, quienes se van en serio, tienen un plan de vida por desarrollar y otro por sí la cosa no sale bien y aún así nos vamos con el miedo al fracaso. Quienes se van y lo anuncian a bombo y platillo por lo general regresan porque no se tomaron la empresa con la seriedad y el rigor que amerita tamaño de iniciativa, suplico no se molesten y evalúen, notarán que la empresa se presta a mucho romance (el pasto más verde es el del vecino, etc) pero una vez en ella hay temas que sólo se ven y se viven estando dentro del huracán y no desde afueras de todo se ve más fácil.

Comprendo a quienes se quedan, pues siempre esta la esperanza de hacer vida en donde naces, aplaudo a los valientes que deciden quedarse y seguir adelante, sólo les pido a ellos que respeten los motivos por los que muchos decidimos irnos, no es fácil explicar los motivos y mucho menos los malabares que hacemos para sentirnos un poquito en casa, muchos de ellos sólo se entienden cuando estas afuera y te alivian aunque sea por un segundo las añoranzas y las penas.

Sólo les puedo decir mis motivos para irme de la tierra de gracia: La salud de un familiar que requiere cuidados especiales que el país ya no brinda de manera digna, la seguridad social, jurídica y económica, que se han deteriorado a niveles intolerables, paz y tranquilidad que están tan escasos como el azúcar, la leche, la harina o el papel de baño.

Dejo atrás amigos que espero me sigan queriendo y escribiendo aunque sea por whatsapp, familia que espero me siga y nos reunamos en donde estoy ahora, y un país hermoso al cual voy a extrañar enormemente.

Valientes aquí somos todos, los que nos vamos y los que se quedan, a su manera todos asumimos retos y tenemos visiones diferentes, sólo hay que estar abiertos y no juzgar lo que el otro decide hacer.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: