Dietas Milagro: Peligrosos cantos de sirena.

Dieta, esa palabra por lo general va relacionada con esquemas rígidos que te dicen qué debes comer, cuándo y cómo, todo con el fin de estar siempre estupendo y vestir en tallas idealizadas con el fin de mantener la juventud por más tiempo. A veces son tan rígidas que se convierten en sentencias de sufrimiento y restricciones, pero prometen que en poco tiempo obtendrás los resultados tan anhelados sin mayor esfuerzo.

La gran mayoría de ellas las califican de milagrosas y vienen en revistas del corazón, de belleza o del tipo de autoayuda y vida sana, todas van acompañadas con la foto de la muchachita perfecta, flaquísima, vistiendo un modelito divino y maquillaje impecable y natural. Con las revistas también están los libros de gurús e influencers que avalados con “estudios científicos” y aderezados con historias y mitos de variado origen y calibre, te invitan a seguir su plan para estar divino. Este tipo de dietas pret a porter, son muy generalizadas, dejan por fuera muchos factores que suelen ser los que realmente hacen efectivo esos planes a largo plazo y que varían según la persona.

Por ello si lo que se desea es estar sano y en un peso ideal, se recomienda ir a un especialista, médico nutricionista para crear una rutina de alimentación y actividad física que permita a mediano y largo plazo obtener los beneficios deseados de manera personalizada y sin tanto cuento, ni tantos límites, donde prevalezca la variedad y el equilibrio para no generar cansancio y antojos que rompan la rutina y renuncias.

La salud no se mide únicamente en kilos, existen factores que van más allá del peso y que resultan más importantes como los índices de masa muscular, retención de líquidos o grasa acumulada; son objetivos que no se alcanzan en una semana o en un mes.

Algo que, si debe acompañar siempre a los planes de nutrición, es la actividad física, ahora bien, esta debe ser acorde al ritmo de vida y a la resistencia, porque siempre partimos de mínimos y esto lo determina índice de masa muscular. Comenzar machacándose en un gimnasio o pretendiendo correr kilómetros si nunca lo has hecho, no tiene sentido, es mejor comenzar por metas más realistas.

Lo ideal es no caer en cantos de sirena y buscar resultados mágicos, obtener un ideal social no siempre se adapta a la naturaleza del cuerpo que habitamos y sin ayuda profesional lo que comienza en una aventura para alcanzar la belleza se convierte en una pesadilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: