NO SOMOS NADA, LA NATURALEZA NOS RECUERDA LO PEQUEÑOS QUE SOMOS

Desde hace semanas el “Cumbre Vieja” en la isla de La Palma, nos tiene absortos con el espectáculo de su actividad, nos debatimos entre el espectáculo de ver a la naturaleza en acción y el horror de lo que se ha perdido y se seguirá perdiendo mientras esto siga activo.

Son estos momentos donde la naturaleza nos recuerda lo pequeños y frágiles que realmente somos, lo enorme y poderosa que puede llegar a ser, que formamos parte de ella y que con o sin nosotros, ella seguirá adelante.

Me resulta una reflexión vacía ya, un conjunto de frases hechas para salir adelante en una reunión y no quedar como un aburrido florero, pero… ¿Cuánto más deberá suceder para que cambiemos nuestra manera de llevar las cosas? ¿es tan difícil imaginar que formamos parte de un todo y que no somos los amos del mundo? ¿Es necesario que se quemen continentes enteros (Australia), bosques milenarios (Estados Unidos), el mar se trague ciudades enteras, o que nos cambien el tamaño de un trozo de tierra para reaccionar y cambiar?

Para la naturaleza, me parece, nos convertimos en una molesta infección, ella sigue, nosotros como todos los virus, ya nos llegará nuestro momento y nos agotaremos, desapareceremos y ya verá cómo se recupera, lo hará del carajo, estará estupenda y sin nosotros…

REGRESANDO DE MI BAJA INVOLUNTARIA

Este es el mas corto y es el que va de ultimo en este lote de artículos, no prometo continuidad fluida porque depende de muchas cosas, entre ellas la razón de dejar el blog a un lado: ENCONTRÉ TRABAJO y permítanme decir que, aunque es un trabajo duro y con poco tiempo libre, estoy contenta y me perdonarán mi intermitencia, aun así continúo escribiendo porque es una estupenda terapia y porque en parte siento que aporto algo a los demás con mis ideas (locas o cuerdas)

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑