Allariz, una villa con encanto

Es una villa a unos 30 minutos de Ourense, cargada de mucha historia, una villa llena de nostalgia donde se aprecia el paso del tiempo con dignidad, eso a la gran labor y esfuerzo de sus habitantes que se han armado de ingenio y cariño para darle vida y actividad, haciéndole atractiva; Aunque comparar no es educado si me recuerda a mi querido El Hatillo cerca de Caracas, pues tiene un encanto similar.

Es un remanso de paz a la vera del rio Limia, con unas vistas fantásticas y unas zonas verdes para pasear que gritan romance por los cuatro vientos. Posee una variedad muy amplia de edificaciones que como buen abanico, comienzan con los edificios medievales del siglo XII o XIII, pasando por muchos del siglo XVI y XIX hasta llegar a los más nuevos que son muy actuales pero están a las afueras.

Es una villa con mucho humor y creatividad decorando sus calles para atraer a los visitantes y compartir su sueño. Cada poco hacen algún festival o celebran alguna fiesta histórica, como la «Festa do Boi» donde hacen representaciones de sefardíes y cristianos y pasean toros por la villa (sin corridas, ni daño alguno al animal). Yo voy con frecuencia, las calles del casco viejo las acondicionaron para hacer outlets y museos como el de Juguetes, el del cuero, el de Lino y Moda. esta cuajada de artesanos y orfebres, así como bares y restaurantes premiados y una Destilería de Orujo que es toda una leyenda, su tienda te lleva a los tiempos de los abarrotes, con aquellas estanterías llenas y el olor a madera y a hierbas que tanto gusta.

En Samhain, decoran las calles con brujas, duendes, fantasmas; y en Navidad tiran la casa por la ventana con unas decoraciones muy artesanales en madera de animales, ferias, tenderetes y duendes que quitan protagonismo a las luces de Vigo porque puedes disfrutar de ellos tanto de día como de noche, les invito a verlos si se pasan por este rinconcito del mundo, no les va a decepcionar, yo quede enamorada de esta villa, tanto así que quiero vivir allí…

Blog de WordPress.com.

Subir ↑