Café con amigos

Extraño a los amigos y encontrarnos en un café, con unas caracolas de
frutas, un buen con leche bien cargado, el bullicio, las cornetas de la
calle… A ver, si nos ponemos en contexto, eso debería ser algo nuevo,
vibrante y genial ahora que estoy en un lugar más seguro que Caracas, sin embargo,
es una de las cosas que más extraño de estar allí precisamente.

En caracas tenía un grupo de amigos con quienes compartía más cosas en común
que el trabajo, aparte el venezolano (de antes) era más de no importarle hablar
y establecer amistad con alguien así sea porque no hay espacio en el café y de
buenas a primeras compartes mesa con alguien, con el debido protocolo de pedir
espacio y ser afable para que tu interlocutor no tenga a un yunque al lado; el
objetivo, después de todo, es comenzar la mañana como mejor se pueda.

Y así como digo café en las mañanas, también incluyo otro momento del día
donde el simple placer de compartir y socializar hace maravillas en el espíritu
humano, donde te conectas con la urbe más allá del deber y del producir. Una
buena cervecita, una copita de vino, una tónica…preguntar por la familia, por
el gimnasio, por cómo le fue en la semana.

Aquí no es tan fácil hacer amigos, la vida social, si no la comienzas en una
guardería o un colegio, la peña luego se te hace muy cuesta arriba hacerla…
Aparte, luego de 8 años con altibajos, pues he desarrollado un carácter más
reservado (aún más reservado que en el pasado). Invitar a los conocidos a
tomarnos un café cuesta, todos te dicen que si, pero no hay avance, y si lo hay
es porque he insistido mucho, y siento que prácticamente les he obligado; salvo
una o dos ocasiones, yo dejé de ser tan insistente y dejo fluir, con un poco de
decepción, pero es mejor ir sola a quedarme en casa viendo TV y que la vida
siga afuera.

Extraño a mis amigos, a eso con los que tomaba café en las mañanas y vino
los viernes en la noche…

Como mujer, madre e inmigrante…

Es el tema de moda, me da dolor hablar de esto, pero creo que es importante exponer mi punto de vista que aunque resulte muy poco atractivo y hasta aburrido, creo que muchas mujeres entenderán. Hablo de la Guerra de Ucrania, la cantidad de mujeres y niños que nos llegan a nuestros paises buscando un lugar seguro donde estar mientras sus paises se sumergen en el caos de la guerra, las dictaduras o las afrentas religiosas y de razas. Mi posición sobre la guerra es la misma dese que comenzó la mia, asi de silenciosa, de trapera, de traidora y escondida…Es una MIERDA y quienes pagan son quienes menos tienen como afrontarla (Siempre los mas vulnerables: los mas vulnerables; los de menor ingreso, los niños, las mujeres y los viejos).

No importa el origen, ni la intensidad todos los que sabemos lo que es un conflicto sabemos que hacer para sobrevivir (aunque sea a base de trampa) cuando hay necesidad de resguardar a tus hijos o tu familia, tu sacas valor de donde no hay, te enfrentas a lo desconocido y como dicen en mi tierra «…Como va viniendo, vamos viendo…»

Claro esta premisa nos pinta muy mal en otras culturas, y en la nuestras también, cuantos millones de personas son señaladas como traidores por bailar al son que les tocan, pero quienes les juzgan son incapaces de detenerse una vez a pensar en el riesgo que corren o en la cantidad de responsabilidades que llevan a cuentas para salir adelante… A ver: Mi madre y yo pasamos de un estatus muy cómodo en mi país, pero sin calidad de vida, salir a comer fuera, a un teatro, a un cine, o a un museo era un riesgo. Bueno, ahora ir a un museo, a un teatro o a un concierto, es caro, es complicado y no es tan bohemio (vivo en una ciudad muy pequeña, rica eso si en historia y cultura, pero con una agenda cultural, adaptada a su tamaño demográfico)…sin embargo soy feliz, puedo pasear por la calle, ir al campo, trabajar en horarios que en mi tierra eran de altísimo riesgo, y tener paz….voy al mercado, a las tiendas o a la farmacia sin el yunque de preguntarme si voy a poder pagar por un litro de leche o si existe el medicamento que me recetaron, salir de mi trabajo a las 23h y sentirme segura en el trayecto, porque la Policía y la Guardia Civil realmente «PATRULLAN», que cuando te paran en un control es porque están haciendo SU TRABAJO, que si te sientes inseguro les puedes llamar…

Donde estoy ahora, no es precisamente un país feminista, la mujer aquí le falta mucho por recorrer aun, pero se nota que algo se esta trabajando y eso es bonito de ver, hay mucho que recorrer aun y es un trabajo jodido porque debe ser en equipo (sociedad) y aunque duela admitirlo, están un poco mohosos aun en cuanto al tema de igualdad, el machismo esta muy arraigado aun (no están mejor en Venezuela, simplemente las mujeres lo tuvimos más rudo, pero con menos limites)

Mi posición hoy en día dista mucho de la que tenia en mis años de soltera, en Venezuela, y como hija de extranjeros… Aquí al igual que allí, soy extranjera (eso no va a cambiar) aunque el DNI diga lo contrario, las pecas en mi piel indican que viví en el trópico, mi acento es muy fuerte aun tras años de estar aquí, mi manera de ver la vida ya no pertenece a ninguna parte (ni allí, ni aquí), extranjera siempre voy a ser. Como madre (separada) no esta más fácil, aunque confieso que el padre esta poniendo de su parte y mucho, no es fácil tener la responsabilidad de una familia, dejas muchas cosas a un lado por un tesoro tan grande como una vida que es parte de ti, sin embargo, las gratificaciones te dejan lo sufrientemente agotado y pleno como para que no te resulte tan difícil seguir adelante, con menos teatro, galerías, conciertos y salidas con los amigos (que aquí son muy escasos).

Ser mujer no es fácil, ser madre te suma un par de niveles de complejidad a la ecuación y si además estas en otro país que es diferente a tu lugar de origen… El que siga con la ARCAICA idea de que somos el sexo débil… Ya sabe a donde ir, con viento fresco, verdad???…

Asqueada y atrapada: Redes sociales y su mal uso

Holaaaaaa!!!, tiempo sin vernos, comencemos por un ejercicio de sinceridad extrema: Facebook me reclama que no publico nada en mi perfil, lo mismo hace Instagram, ya ni les hablo de twitter porque me sinceré con él y para soltar chorradas en 120 caracteres (aunque hora aguarte más) no me da gusto, no siento que aporte mucho al universo, y mucho menos a los lectores….Disculpen, tengo trabajo, me acapara mucho tiempo, y el resto de MI VIDA, se la debo a mi hijo y mi familia (a que mejoré las notas en «Retranca Gallega», porque le estoy agarrando el tumbáo y admito, si antes parecía agria, prepárense porque voy a ser una (botellita de amargo de angostura….a gotas); y es que publicar por publicar no me compensa, este espacio es mi diario, un lugar donde reflexionar a viva letra, y si no aporto nada que ayude, informe, invite a una reflexión (ejercicio de alto riesgo hoy en día) prefiero no publicar nada en ningúna Red social,.

Llámeme vieja, poco me importa, es todo tan superficial y vacuo …

Ejemplos de lo que me hace pensar así, millones, ya superan mi capacidad aritmética básica (soy mala con los números) pero, si resumimos en el esquema de reacción psicológica dentro de las redes…ese mundo paralelo esta peor que yo en cuanto a su necesidad de buscarse un especialista, aquí publicas algo y depende del puntazo de cú… hormonal, eres héroe o villano.

Mi problema con las redes sociales es «simple», lo que publiques sí o sí, será usado en tu contra, no importa, aunque aportes algo, o te dediques a algo menos trascendente, si no cumple con los esquemas de belleza, éxito o buenas formas «MORALES», serás señalado, apedreado, quemado y recordado como un impuro… Tu capacidad de PENSAR, RAZONAR y ver escenarios esta anulada por la velocidad de respuesta que te exigen.

Pues bien, hagamos como mi hijo de 4 años: «TOQUEMOS COJONES» y patada por ese culo en paz y armonía con el universo:

1.- Publicaré cuando pueda, mi prioridad es mi trabajo, mi hijo y mi familia.

2.- Si consigo imagen para soportar y ENCHULAR el artículo genial, si no, pues habrá que esperar, leerán lo que escribo sin dibujitos y colorcitos.

3.- Publico cuando puedo y como puedo, eso si, prometo sinceridad pura y dura (soy bastante conciliadora) pero lo difícil se hace con tiempo y los milagros llevan un poco más, acéptenlo, la diseñadora gráfica y la community manager se quedo en el 2017, lo que hay ahora es una loca suelta y sin vacuna que solo va a reflexionar por aquí.

4.- No necesito que me contesten si no están de acuerdo, en este momento estoy feliz de mi mundo ermitaño, con todo y lo doloroso que es sentirme sola… confieso que me da una libertad decir lo que pienso y lo que siento dentro de lo aceptable, para dar a conocer mi cabezota.

No esperen mucho de mi en Facebook o en Instagram, lo que sale en imagen últimamente es demasiado personal y por proteger a los míos, no publico nada…No me interesa las opiniones de desconocidos y a los que si les importa mi vida y la de los míos, ya reciben lo que desean…

No soy un programa del corazón, con lo ultimo en tendencia, en moda, en escandalo, en relaciones…este rincón es para dejar salir la esencia de lo que soy y lo que opino de ciertos temas, muchas veces MAL ENFOCADOS COMO FILOSOFICOS…

Vidas plásticas

No les extrañen que de vez en cuando, canturreé alguna estrofa de algún clásico de Rubén Blades, 4:40, Celia Cruz o Oscar de León, digamos que la vida me ha dado la posibilidad de reírme con ella y de asociarla a canciones por momentos.

Tengo unos días en que la canción «Chica Plástica» retumba en mi cabeza con cierto desencanto, la letra hace referencia a un mundo falso y al valor que la sociedad le da a aparentar lo que no es, perseguir por moda, tendencias en las que no se cree, lo triste esta que la canción fue escrita en los años 70’s (1978) y yo era un taponcito de alberca, de tan solo 5 añitos y ahora, coñazo de años después, sigue tan actual como el día que salió a escena.

Por un lado se habla de regresar a los orígenes, a lo natural, a lo tradicional, a lo simple, a lo autentico… Por el otro y bajo el mismo concepto, te venden cremas para prolongar tu juventud con aceite de sandia…¿Las sandias dan aceite?.

Si tienes manchas en la piel, estas viejo y debes esconderlo con maquillaje o utilizar cremitas para quitártelas; capas y capas de maquillaje o serums con extractos de plantas innombrables. Por un lado te hablan de tintes para esconder las canas, con ingredientes naturales y colorantes violetas para que no se vea artificial, pero la tendencia es decolorar el cabello hasta dejarlo blanco y luego darle colores fantásticos…

Los ejemplos de juventud exitosa son chicas y chicos que no superan los 20 años, con fortunas en cirugía estética, interminables horas de gimnasio y maquillaje, una sexualidad llevada a limites olímpicos, que practiquen deportes extremos. Todo lo exitoso sigue en las ciudades, los pueblos son para los mayores de 40, que ya se nos notan los años y alguien debe rellenar el rural.

Ni hablemos de los programas de TV, si ya sabemos que los comerciales nos venden sueños imposibles y productos milagrosos, los programas son en gran medida, un insulto a la razón, me quedo con los programas que a veces hacen de ciencia, tecnología e historia o con los noticieros (no los programas de opinión) Veo las noticias porque uno debe mantenerse al día y no cuento con el tiempo de leer mucho la prensa nacional e internacional.

El mal sabor de boca me lo deja el sube y baja a cuatro bandas que tienen los políticos, por desgracia, en algo si se han puesto de acuerdo: en estancarse y darle la espalda a todo, enfrascándose en motivos y discursos estériles; vamos, que son más aburridos que un partido de tenis entre robots, la pelota va de un lado al otro con el mismo discurso de lado y lado… Créanme que puede ser peor, pero yo paso del todo.

Supongo que después de tanta reflexión, me daré un baño, me teñiré el pelo para no verme tan vieja, me pondré mi cremita con extracto de innombrables y «naturales», me beberé un café brasileño, con leche deslactosada y sin aditivos, prenderé el TV y veré el programa de «ancestros alienígenas» que es algo así como el noticiero pero, con la certeza de la mentira por entretenimiento… Vivir mi domingo plástico, para dormir toda la noche por mi pastillita de extractos naturales y despertar como cada mañana, en la moda «planet power».

Me siento plástica y es una sensación horrible…

Felices Fiestas a Todos

Como cada diciembre el ambiente se torna frio, algo mojado e incluso resbaladizo, es momento donde se te antoja más estar en casita bajo una buena mantita con un chocolate caliente a mano o un vino especiado si la ocasión es especial. Es momento de reflexionar lo que se ha realizado a lo largo del año, los objetivos, alcanzados, los que quedaron en el tintero y los que aún quedan pendientes. Es momento de celebrar la vida con más cariño, cerca de los tuyos, de comprar regalos o de hacerlos tú mismo, de felicitar a tus amigos y vecinos, para recordarles que estas cerca en las duras y las maduras, momento de reír y relajarnos y preparar nueva energía para el año que viene. A los amigos les deseo lo mejor, les abrazo de lejos por mantener los protocolos de salud, pero que sepan que aún se les quiere y se les recuerda siempre. A los que les prometí ir a visitarles, pido disculpas, pero la cosa no está para inventar mucho por esto del puto bicho que anda jodiendo en letras griegas, que enfermar de él no es pendejada, cuando esto mejores un poco más y estemos todos al menos vacunados, hablamos de cumplir promesas de visitas. A los del blog, no les prometo mucho escrito publicado, ya saben que depende de mis días libres (que son pocos), igual se les quiere y se les agradece el tiempo para leer mis loqueras. A todos en general, les deseo una Feliz Navidad y un más tranquilo Feliz año 2022.

ROMPIENDO TABUES: PEDIR AYUDA ES DE VALIENTES

No hay nada más ridículo que un secreto a voces, yo aun me sorprendo cuando se habla de ciertas ramas médicas y el miedo que da socialmente a decir que tú les visitas, hablo de visitar a un Psicólogo o un Psiquiatra, son ramas médicas como cualquier otra que trabajan una parte de nuestro organismo que se enferma y se cura igual que lo demás.

Entre 2019 y 2021 el número de personas con depresión, sensación de soledad, miedo, aislamiento, etc. se ha disparado, no es para menos.  Estamos pasando por épocas duras, nos cambiaron nuestros hábitos y aceleramos el aislamiento social, si a eso le sumamos, el estigma ridículo de pensar que si buscas ayuda psicológica es que estas LOCO, para muchos algo peor que tener el COVID…mal vamos.

A mi no me da ni miedo, ni vergüenza admitir, que tengo depresión, que sufría ataques de pánico y que hago este blog en parte, por terapia, en parte por diversión y en parte por ejercitar una parte de mí que ahora ya no trabajo como antes. Como todos en este mundo, tengo mis manías, fobias, traumas y toques de genio del mal… visitaba al psicólogo ocasionalmente y a raíz de un evento muy traumático, un psiquiatra, no por ello vivo en un manicomio, no uso camisa de fuerzas, ni voy por la vida dopada, no alucino, ni digo que soy Josefina Bonaparte, cuando algo me da miedo no me paralizo, eso sí, soy lenta, me tomo mi tiempo para razonar, hace años que procuro no ser impulsiva.

Los psiquiatras y los psicólogos no son solo para los enfermos perdidos, todos en cierto grado y más en esta sociedad y momento sufrimos de algún tipo de problema, hablar con la familia y los amigos ayuda, pero, hay veces que eso no es suficiente y que justamente por estar conectados a ti en cierto modo no pueden ayudarte, es allí cuando recomiendo recurrir a este tipo de profesionales.

Muchos amigos me miraron feo en su momento cuando les comenté que tal vez ayudaba hablar con un especialista, ahora hasta lo agradecen. Admitir que necesitas ayuda profesional es de valientes, porque, el primer paso para salir de un hueco es admitir que estas en él (que tienes un problema) y que solo no puedes, si tu familia o amigos no te pueden ayudar (por afinidad, por estar en el mismo problema o por no saber que hacer) buscar ayuda es lo ideal.

  • Si te sientes solo aun en medio de una multitud, con gente amiga, con familia.
  • Si te sientes vacío y triste desde hace semanas.
  • Si tienes miedo y no te deja hacer vida normal.
  • Si perdiste interés en cosas que antes te encantaban y no tienes ánimos de buscar algo nuevo.
  • Si tienes un carácter explosivo y no sabes cómo llevarlo.
  • Si sientes que tu vida es una montaña rusa sin control.

Ante todo eso, y otras cosillas más que no te dejen ser feliz, ni estar en paz, buscaría ayuda, primero al medico de familia, para que te remita al profesional; si lo cuentas, no estas haciendo nada malo, por el contrario, estas ayudándote.

Para buscar ayuda solo se necesita, saber que algo no va bien, y tener el valor de contarlo al medico de cabecera… Es más común y menos terrible de lo que socialmente se cree, no importa el tabú, la vista de lo más valioso, es el verdadero tesoro, algo intangible pero esencial, créanme, si tu ser está en juego PIDE AYUDA… Tu vales una fortuna para quienes te tienen a tu lado… siempre hay alguien que te ama sin condiciones eso es un tesoro divino… Tu vales mucho y te queremos con NOS

OLOR A LEÑA, CASTAÑAS Y CANELA

Otoño, mi época favorita del año, cuando el paisaje (natural) comienza a cambiar de color y pasa del verde a todo un abanico de colores que van del verde al morado, pasando por los naranjas, amarillos y rojos; cuando caminas por el parque y el suelo deja de ser una alfombra de grama y cruje bajo tus pies por las hojas secas y las semillas que caen.

Cuando el fresco se abre paso al calor agobiante del verano y comienzas a vestir con capas como una cebollita, porque de un momento al otro o te ahogas de calor o te congelas…

Aun cuando vengo de un país tropical, con solo dos estaciones, es en esta época cuando los arboles allí cambiaban de follaje y llovían hojas por unas semanas solo para dar paso a un nuevo esplendor sin mayor cambio de temperatura, debo confesar que siempre me ha atraído esta estación y la disfruto mucho estando en un país con cuatro estaciones bien definidas, es una estación nostálgica en el buen y romántico sentido de la palabra.

El olor a leña en las chimeneas, las cocinas tradicionales, las hogueras para asar castañas, calabazas y boniatos, hacer dulces con manzanas y canela, el olor a clavo y nuez moscada en el chocolate o en el vino caliente.

Soy una nostálgica, romántica perdida, lo admito amo el OTOÑO…

REGRESANDO DE MI BAJA INVOLUNTARIA

Este es el mas corto y es el que va de ultimo en este lote de artículos, no prometo continuidad fluida porque depende de muchas cosas, entre ellas la razón de dejar el blog a un lado: ENCONTRÉ TRABAJO y permítanme decir que, aunque es un trabajo duro y con poco tiempo libre, estoy contenta y me perdonarán mi intermitencia, aun así continúo escribiendo porque es una estupenda terapia y porque en parte siento que aporto algo a los demás con mis ideas (locas o cuerdas)

Televisión vacía

Si tienes tiempo libre y no quieres ocuparlo en un buen libro o en otras actividades, ya sea por simple flojera, no que queda más remedio que caer el en televisor, es lo más cómodo, pero de unos años al presente dista mucho de ser educativo y sano entretenimiento; salvo programas muy puntuales donde si se hace un esfuerzo por entretener, informar y educar todo a la vez, lo que resalta es la gran cantidad de canales que lo único que emiten es una patética imagen de lo que somos como sociedad.

No es la primera vez que toco el tema, siempre me ha llamado la atención que los programas de mayor ranking sean aquellos que exponen una flácida imagen de lo que somos, y en vez de destacar nuestras autenticas fortalezas, le damos más valor a aquello que deberíamos considerar descartable.

Yo sigo preguntándome ¿cómo es posible que tenga fama y sea admirado alguien cuyo único atributo sea ser cabeza hueca, falso y cotilla? Para mí es un horror saber que los programas de mayor interés son aquellos donde se cuentan los trapos sucios, propios y de los demás ( la lista de incordios es infinitamente larga, no me voy a explayar en eso). Díganme los programas donde te meten en una isla o en una casa con otros diez, falsamente aislados pasando de cara al público las de Caín, para que sea un todos contra todos y luego se reclamen por ser infieles, horteras y traidores.

Ahora está de moda la gente que se junta para ver si hacen pareja, vamos, ¡¡¡que llega cada espécimen que no deja duda alguna del porque está solo en el mundo y lo juntas con otro de igual carga magnética… y Olé!!!

Lo que nos están vendiendo es a ser vacíos, superficiales, falsos y poco éticos, nos están adiestrando para ser así, porque según ellos es lo ideal, lo correcto… ¿Eso es lo que debe aprender nuestra juventud?, ¿Eso es lo que aprendieron nuestros ancianos y por eso lo disfrutan tanto? Porque la franja de hora en la que emiten estos programas es la más sensible, es la que ve el grupo más vulnerable (abuelos y niños) ¿Debemos ser tontos y sumisos? Si eso nos venden, ¿Por qué luego exigen que seamos emprendedores, dinámicos y geniales?

Hay canales que hacen un esfuerzo por aliviar esta tendencia y lanzan programas que buscan estimular algo más allá de la miseria mental, sin embargo, no es suficiente, no son mayoría… Si a todo le hacen retransmisión, por qué en esa franja de horario “muerto comercialmente” pero importante como sociedad.

Otra, y ya para cerrar mi queja, ¿cómo es posible que los canales infantiles tengan tanta publicidad? Si son canales infantiles debemos educar en valores, en información útil para el futuro, no en crear consumidores patológicos y sin control… Siete minutos de publicidad entre bloques de treinta minutos de programa, no es educación, es adiestramiento y aparte está orientado a géneros muy concretos (niños o niñas) con actitudes muy concretas: consumo y belleza para niñas, violencia y acción para niños, publicidad orientada a productos educativos, entretenimiento familiar y productos sin género (para todos) no supera el minuto en ese lote de siete y son expuestas en franjas de horario de poco ranking.

No me extraña que debas recurrir a la TV de pago o a plataformas como Netflix, si quieres entretenimiento de calidad y sin publicidad, no lo vas a encontrar en la TV abierta.

Dietas Milagro: Peligrosos cantos de sirena.

Dieta, esa palabra por lo general va relacionada con esquemas rígidos que te dicen qué debes comer, cuándo y cómo, todo con el fin de estar siempre estupendo y vestir en tallas idealizadas con el fin de mantener la juventud por más tiempo. A veces son tan rígidas que se convierten en sentencias de sufrimiento y restricciones, pero prometen que en poco tiempo obtendrás los resultados tan anhelados sin mayor esfuerzo.

La gran mayoría de ellas las califican de milagrosas y vienen en revistas del corazón, de belleza o del tipo de autoayuda y vida sana, todas van acompañadas con la foto de la muchachita perfecta, flaquísima, vistiendo un modelito divino y maquillaje impecable y natural. Con las revistas también están los libros de gurús e influencers que avalados con “estudios científicos” y aderezados con historias y mitos de variado origen y calibre, te invitan a seguir su plan para estar divino. Este tipo de dietas pret a porter, son muy generalizadas, dejan por fuera muchos factores que suelen ser los que realmente hacen efectivo esos planes a largo plazo y que varían según la persona.

Por ello si lo que se desea es estar sano y en un peso ideal, se recomienda ir a un especialista, médico nutricionista para crear una rutina de alimentación y actividad física que permita a mediano y largo plazo obtener los beneficios deseados de manera personalizada y sin tanto cuento, ni tantos límites, donde prevalezca la variedad y el equilibrio para no generar cansancio y antojos que rompan la rutina y renuncias.

La salud no se mide únicamente en kilos, existen factores que van más allá del peso y que resultan más importantes como los índices de masa muscular, retención de líquidos o grasa acumulada; son objetivos que no se alcanzan en una semana o en un mes.

Algo que, si debe acompañar siempre a los planes de nutrición, es la actividad física, ahora bien, esta debe ser acorde al ritmo de vida y a la resistencia, porque siempre partimos de mínimos y esto lo determina índice de masa muscular. Comenzar machacándose en un gimnasio o pretendiendo correr kilómetros si nunca lo has hecho, no tiene sentido, es mejor comenzar por metas más realistas.

Lo ideal es no caer en cantos de sirena y buscar resultados mágicos, obtener un ideal social no siempre se adapta a la naturaleza del cuerpo que habitamos y sin ayuda profesional lo que comienza en una aventura para alcanzar la belleza se convierte en una pesadilla.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑