TOPOTEPUY UN OASIS EN CARACAS

La primera vez que fui la verdad esperaba algo más informal e improvisado, se hablaba poco de este sitio, pero me lleve una muy grata sorpresa, el lugar es hermoso y tienen infinidad de actividades educativas y de esparcimiento para toda la familia, sin contar el sin fin de ideas que te dan para hacer tu vida un poco más ecológica.

Están muy bien organizados y el proyecto que tienen es hermoso, tan hermoso como el lugar. Las actividades que ofrecen son infinitas, desde el recorrido por las instalaciones que va desde el bosque que los dueños originales conservaron, pasando por los jardines orientales e ingleses, los invernaderos y la central hidropónica, hasta el parque y sus cuenta cuentos para los niños.

Puedes ir con tu familia, tienen actividades para todos desde los más chicos hasta los más grandes, piensan en todo hasta en los minusválidos y ancianos, que a lo mejor no pueden hacer todo el recorrido pero si cuentan con su presencia y se las arreglan para que pasen un rato diferente. Incluso puedes reservar las instalaciones para eventos privados como bodas, congresos etc.

Si eres amante de la fotografía, este es un lugar estupendo para llevarte la cámara y hacer ejercicios con ella, hay quien te asesora en el lugar y te ayuda con cualquier duda que tengas.

Para ver sus actividades y reservar para visitarles consulten esta página www.topotepy.com y su twitter es @Topotepuy.

SI EXISTEN ALTERNATIVAS DE PAZ EN ESTE MANICOMIO.

Caracas es una ciudad hermosa, una de las ciudades con más arboles en el mundo, el clima es una maravilla y la vista que tenemos del Ávila la hace aun más bucólica, pero lo que uno ve desde su casa o desde su oficina durante el día, desde la seguridad y tranquilidad de un espacio donde vas a tu ritmo, dista mucho de lo que realmente se vive.

Cada vez que hablo de Caracas me acuerdo de una canción de Palaramas sobre Rio de Janeiro y realmente la similitud entre ciudades es increíble…»Con los brazos abiertos en tarjeta postal, los puños cerrados en la vida real»… caracas es así, de lejitos es hermosa pero de cerca es un manicomio, el tráfico, la inseguridad y la basura han convertido esta ciudad, ejemplo de urbanismo en los años 50´s y 60´s en algo que amas u odias profundamente.

Hace rato que el caraqueño dejo de ser una persona amable, hace rato que se dejo de respirar un buen aire, ahora es una ciudad con los puños cerrados, que muerde, patea, gruñe y si puede te pisa.

Sin embargo, más allá de un centro comercial, existen lugares donde pese a todo, aun se lucha por conservar un poquito de ese ambiente tan hermoso que existía en Caracas cuando yo era niña. (Y hablo de la Caracas de hace 30 años atrás).

Lugares como:

  • El «Parque de los Gordos» en Vizcaya es un ejemplo de ello, es un terreno municipal que convirtieron en parque y que poco a poco se ha transformado en el lugar de reunión de todo aquel que quiere tener un poco de tiempo para dedicarse a la vida sana y al deporte en las cercanías a El Cafetal y El Hatillo.
  • Otro lugar también agradable es el mismo pueblo del Hatillo que constantemente tiene actividades culturales, su Plaza Bolívar es pequeña pero agradable y el pueblo en si está minado de cafecitos, restaurantes y galerías de arte a cual más grato, su único lado feíto es el tráfico y aun así uno se lo aguanta porque vale la pena ir y estirar las piernitas.
  • Un lugar que para mí es parada obligada los fines de semana es el Centro Cultural Los Galpones, en los Dos Caminos, está abierto de miércoles a domingo de 10 am hasta las 9pm en días de semana y de 9am a 5pm los fines de semana, es un lugar lleno de galerías, librerías y restaurantes, tienen valet parking y un pequeño estacionamiento, constantemente tiene propuestas de todo tipo, desde cine, pasando por conciertos, exposiciones y bautizos de libros, de noche resulta un poco sola la zona pero esta gente cuida mucho la seguridad, les invito a dar una vuelta por allá un fin de semana para que disfruten un rato, lo único que no recomiendo es «H Bistró», no parece un bistró, no tiene ese ambiente tan intimo que puedes esperar, es más industrial, muy plano e impersonal, su menú no me resulto atractivo y es más caro que bueno, lo siento pero es así.
  • Hay que estar pendientes a las Redes Sociales de la Alcaldía de Chacao (@Chacao) y de Baruta (@AlcaldiaBaruta), ellos suelen hacer muchas actividades, principalmente en las plazas Altamira y Sadel, como son las Ferias del Libro, las ferias de diseñadores y uno más que otro concierto. Chacao tiene al igual que El Hatillo festivales de noches blancas (recorridos por galerías, cafés y sitios de entretenimiento) con mucha frecuencia y son un éxito, porque al caraqueño le gusta salir y compartir, ya sea en familia o con los amigos.
  • Un lugar sumamente grato es el Ateneo de Caracas, su nueva sede en Las Palmas cerca de Venevisión, es una buena alternativa, aparte de las exposiciones, también hay cine, teatro y todo tipo de charlas para aquellos que quieren hacer algo diferente.
  • Y la Hacienda La Trinidad subiendo por el edificio P&G en la Urb. Trinidad es también una buena opción.
  • Por último dentro de las recomendaciones (al menos en este artículo) es el Museo del Transporte, un lugar que se ha negado morir pese a la insistencia del gobierno en curso y una excelente opción para ir en familia, no solo verán la historia del transporte en ese sitio, los fines de semana son muchos los coleccionistas de autos antiguos que van allá para mostrar sus clásicos aun en funcionamiento y que la gente pase un rato agradable, también hay una feria de antigüedades cada tanto y es lo que mantiene a duras penas este lugar, la entrada es lo que la persona desea donar para mantener el sitio, así que no sea tacaño y deje un aporte, siempre será menos que una visita al cine y aprenderá mucho más allí.

Lugares que ya no son visitables y es una pena, son el Museo de Arte Contemporaneo, el Teatro Teresa Carreño y la Galería de Arte Nacional, lo que coloquialmente conocemos como la Plaza de los Museos, simplemente la delincuencia y la arbitrariedad que ahora reinan en la zona no hacen de estos lugares algo agradable, y sin embargo si desean pasar por allá y contarme si ha cambiado la cosa y puede ser una alternativa, no me opongo por el contrario agradecería mucho que exista un cambio y vuelva a ser un lugar grato a visitar.

Realmente Caracas es un manicomio, pero también es justo acotar que se está trabajando por hacerla nuevamente un lugar agradable para vivir, no perdemos la esperanza que esto mejore tarde o temprano puesto que hay gente que quiere esta ciudad y no quiere verla sumergida en el caos.

Un paseito por la Hacienda La Trinidad

20121223_120216 En estos días de vacaciones, por cierto muy esperadas y necesarias, pasamos un rato por la Hacienda La Trinidad, hacienda que en tiempos coloniales era la joya de la zona que hoy lleva su nombre y que estuvo durante años abandonada y al olvido hasta que la alcaldía decidió hacer algo con ella.El resultado es un espacio delicioso y bien calmo donde ir y disfrutar con familia.

Teníamos tiempo con ganas de conocer el lugar pero la vida en mi bello manicomio te deja poco tiempo para estos rincones (si solo hablamos del trafico hay material para corroborar mi afirmación) lo cierto es que al fin pudimos acercarnos y nos ha encantado. No solo los secaderos que ahora son tienditas y cafés  la casa señorial en estos días tiene una exposición divina de teatrinos con la historia del cascanueces, todos hechos a mano, con mecanismos y con toda la magia del cuento, vale la pena ir a verlo porque ademas cuentas con una visita guiada hecha por el mismo artesano quien te cuenta la historia de sus teatrinos y es la delicia de grandes y chicos, un señor con cara de abuelito consentidor y mucho orgullo (del bueno) por mostrar su obra, sabe contar cuentos y es un bonche el solito.

Aprovechen ahora que el trafico esta VIVIBLE y acerquence a la hacienda, esta cerquita del edificio P&G en la trinidad, apenas llegas a este doblas a la derecha y al final de esa calle vas a encontrar dos casetas de vigilancia, la que les interesa esta a su izquierda, la hacienda esta a 20 metros de ella. y lleven a los niños, porque son ellos los que mas van a disfrutar de la experiencia.

Hatillarte 2012

Por fin pudimos acercarnos a este evento que tanto ruido ha generado durante unos 4 años más o menos, por fin pudimos asistir y hacernos presentes en las galerías de nuestros amigos para darles un abrazo y escuchar de ellos un oportuno «YA ERA HORA DE VERLES AQUÍ» , pero cual ha sido nuestra sorpresa, este año la gente como que ha decidido hacer su peregrinación tarde, porque por esta vez la cosa como que esta floja, no hay mucha gente…

Lo que si me comentan es que este año las galerías más importantes del pueblo no participan abiertamente en a muestra, este año deciden no participar, y es una pena porque son ellas las que le dan alma al evento,, son ellas quienes mueven realmente la noche y hacen de HATILLARTE un espectáculo, solo espero que mañana la cosa mejore, que no se enfríe el guarapo, porque hay obras bien interesantes en la plaza, y el ambiente allí siempre es grato.

Aparte Onofre Frias tiene expuestas en calle unas obras bien hermosas llenas de color, llenas de vida. Por otro lado es muy sabroso pasear por estas calles y encontrarse con los artistas y hablar de tu a tu con ellos, escuchar cuales son sus musas y que los lleva a ser amantes del arte y vivir por él…

De todos modos, con o sin multitudes acérquense al Hatillo y disfruten del ambiente, de su plaza y de las galerías que están allí, sólo espero que el año que viene sea como los anteriores y el pueblo este a reventar de visitantes, amantes del arte y de la vida tranquila….

Y SE ATREVEN A PREGUNTAR… ME ODIARÁN, PERO YO LES DIRÉ PORQUE NO AHORA

Leyendo hoy el periódico acabo de ver un reportaje que me ha llenado de dolor y decepción, el mismo titula ¿Por qué llegan tan pocos turistas extranjeros a Venezuela?, no sé si sentarme a mentar madre o a llorar. Opte por responder aunque esto me cueste una lluvia de criticas no muy gratas.

Yo he viajado, he tenido suerte de tener esa oportunidad y a todos los que me han preguntado cómo es Venezuela les he contestado que es un lugar muy, muy, muy hermoso, con una variedad climática increíble, unos paisajes de ensueño, unas playas que son inolvidables y ni hablemos de su gente amable y alegre, y de su gastronomía que es muy buena y exótica, cuando están ya que compran el boleto para venir corriendo, es cuando llega la mala noticia de tan bello paraíso: NO SOMOS UN PAIS SEGURO Y NO TENEMOS UNA INFRAESTRUCTURA TURISTICA CONSTANTE.

Duela a quien le duela vamos a ser sinceros es la verdad, no nos tratamos bien ni a nosotros mismos, tuvimos una infraestructura buena, y hay gente que aun da el alma porque sea así, pero nos falta apoyo económico, de infraestructura, seguridad e inversión para ser excelentes, y ahora que cualquier cosa que se produce resulta expropiable…, nos hace falta pulir muchas aristas para ser de la competencia y una de esas aristas y quizás la más filosa es  LA SEGURIDAD EN TODO SENTIDO, fisico, político, económico, social…

Seguridad en este país y desde hace unos 14 años es un mal chiste, cuando vienen mis amigos yo me aseguro que estén conmigo todo el tiempo, de llevarles a lugares hermosos y relativamente seguros, si quieren hacer algún paseo, me aseguro de pedir esos días de vacaciones para acompañarlos, mas por su seguridad que por otra cosa. Si me dicen a donde quieren ir busco yo los hoteles y las posadas, asegurándome que son buenas, están  en el precio justo y cumplen con lo básico en el servicio.

Visitar Venezuela es una buena alternativa si conoces alguien aquí, si vienes a visitar familia o amigos consúltales a ellos primero que visitar y si te pueden acompañar mejor, y si no conoces a nadie aquí búscate paseos con guía, y no salgas del itinerario.

Si vienes por trabajo es común que tus compañeros de trabajo te inviten a conocer los alrededores, ya sea al salir del trabajo o a visitar algún pueblito en un paseo de fin de semana, recomiendo que aceptes o propongas el paseo a tu grupo de trabajo antes de pensar en ir por tu cuenta, una cosa que tenemos linda aquí sobre todo a nivel de trabajo es que si no eres del país o de la región, te cuidamos y vamos contigo para que no estés solo y asegurarnos de que te diviertas.

Incluso en los paseos con guía si van grupos mixtos de extranjeros con venezolanos que también son turistas, no te extrañes que estén pendientes de ti, que a lo mejor te sientas vigilado por ellos, es normal, instintivamente te están cuidando.

La cuestión aquí no es que sea un lugar hermoso, que no seamos amables y que no queramos que nos visites, o que vivamos en las cavernas y que esto sea un manicomio porque es mentira, sólo que es un lugar poco seguro para visitar por los momentos, esperemos que pronto cambie la situación, pero por lo pronto escuchen bien a mis coterráneos que viajan y pregunten, en general muchos les dirán que no es momento de visitarnos porque no somos un país seguro, y si vienen igual, no se molesten si sus amigos, familiares o compañeros de trabajo no les saquen hasta la madrugada, que no les dejen ni a sol ni a sombra, que seamos unos paranoicos preguntando ¿a dónde vas, con quien, y a qué? y te demos instrucciones para todo, que nos llames a cada segundo, etc. incluso no desestimen las recomendaciones de los venezolanos que viajen con ustedes, aunque lo que les cuenten suene paranoico, digámoslos así, es difícil que a un venezolano le roben en el extranjero, somos demasiado cuidadosos…

Mírenlo así, es más seguro ir a Guatemala, a Colombia o a México solo que a Venezuela, duela a quien le duela… A mi me duele escribir esto y no tienen idea de cuanto

LAS ITALIAS DE CARACAS

Vi un anuncio hacia poco en una revista sobre esta exposición, pero los muy pilas no pusieron donde se realizaría, fue ayer que de casualidad saliendo con mamá pasamos por el Trasnocho y la vimos en la galería. Una exposición sencilla pero llena de encanto, mucha nostalgia y mucha critica, un intento por sensibilizar, por buscar un respeto a lo poco que nos queda de historia reflejada en la arquitectura de una ciudad.

Caracas según palabras de un profesor mío de la Universidad Vargas es un laboratorio de urbanismo y de arquitectura, lo que no nos dijo en su momento es que es un laboratorio fallido, aquí han habido grandes obras hechas por grandes Arquitectos y urbanistas pero el Caraqueño no tiene memoria, tampoco tiene respeto a las cosas que son viejas, de hecho si a eso vamos, no tenemos casco colonial, los pocos edificios que quedan a duras penas se confunden con edificios modernos, y están desperdigados en una zona que ahora es de gran riesgo. Mientras en otros países pelearían por renovar y restaurar las zonas coloniales y las harían lugares de paso turístico, nosotros entre otras cosas les colocamos rampas de patinaje detrás, tumbamos casas históricas y de próceres para construir otras más modernas, con decirles que de las tres casas que quedan en lo que llamamos la cuadra bolivariana, no se sabe a ciencia cierta cuál de las tres es la verdadera casa así que a dedo designaron la del medio y las otras dos que también son museo son para meter el paro.

Pero regresando a la exposición Italias de Caracas, vale la pena verla, si han vivido en esta ciudad van a reconocer muchos edificios y van a verlos en su esplendor a través de fotografías, la mayoría aun están en pie pero en muy mal estado, da mucha pena ver en que dejamos el genio de muchos Arquitectos, esto es como el nuevo Ateneo de Caracas, que es una casa de familia y un icono en la arquitectura.

De estos edificios se han hablado maravillas en sus tiempos, incluso salen hoy en día en tv como escenarios, y lo último fue ser protagonistas de novelas con renombre mundial, si pueden acérquense al trasnocho, no se van a arrepentir, saldrán con ganas de comprar y remozar, de hacer algo por recuperar.

A mí por lo menos me alborotó el arquitecto y restaurador que llevo por dentro.

UN NUEVO HOBBIE PARA HACER MÁS LIGERAS LAS COLAS EN ESTE MI MANICOMIO BELLO

fuente de imagen: iconosdevenezuela.com

Caracas se caracteriza por tener un tráfico sádico, aquí la única forma de ir a más de 80km por hora es ir en avión o pararte muy de madrugada, pero si eres el común de los mortales con carro, no pasaras nunca de 60 en cualquier parte de la ciudad.

Cuando uno está atrapado en el trafico lo que menos puedes hacer es molestarte, debes resignarte, que en este manicomio llegar temprano no es posible a menos que salgas con 2 horas de antelación a la cita que aceptaste. Cuando uno asume eso acto seguido es buscar que hacer para matar ese rato que uno tiene atrapado, aparte de estar pendiente del fluir de la cola, y que no te asalten, un buen hobbies es ver y analizar a los que te rodean e imaginar lo que está pasando por su cabeza…¿será así como los escritores de novelas se inspiran para escribir sus guiones? sacas unas historias geniales en ese rato (aclaro que vivo en un manicomio de ciudad).

Otro hobbies, y este si es el motivo de mi artículo es el contar Guacamayas y Loros, no me miren feo, Caracas hasta hace unos años era una ciudad casi sin aves, lo único que había comúnmente eran palomas y mirlos, ver un loro, un periquito o una guacamaya volando era una rareza, sin embargo vivimos en una ciudad con muchos árboles y con muchas áreas verdes y silvestre. Hasta hace una veintena de años ver un loro, un periquito o una Guacamaya era común pero en jaulas, no libres, un grupo de personas comenzaron a criar a estos animales como lo designa su naturaleza y les han permitido volar, los primeros que vi así libres fue cerca de la Cota Mil a la altura de Altamira cuando a un vecino de la zona le regalaron dos guacamayas bandera y las crio en libertad, era común verlas volar al final de la tarde del Ávila a su casa.

Ahora la presencia de estos animalitos es mucho mas común, y les he tomado mucho cariño desde que me fui a estudiar a  Barcelona, España, y en un ataque de nostalgia me fui a caminar sin rumbo para terminar en el Hospital de San Pau donde me encontré sentada en las escaleras de la entrada viendo y escuchando a unos loros decir barbaridades en castizo…Al regresar pude apreciar que el número de ejemplares de la familia de los loritos crecía en la ciudad y como las colas aquí son tan jodidas, decidí tomármelo con soda y disfrutar buscándoles y verlos tan magníficos libres volando por el cielo.

No fue sino hasta el mes pasado que encontré una página donde le solicitan a la ciudadanía que les ayuden a llevar un registro de estas aves y sus variedades en la ciudad, ahora me ven en una cola con una libreta cerca viendo para todos lados buscando estas aves y registrando el número de ellas que consigues, la especie, donde las vi, si volaban, estaban posadas o anidaban, les juro que es un hobbie desestresante y muy bonito, rompes un poco con la monotonía de estar pendiente de no chocar, de no pisar nadie, dejas quieta la corneta, e igual con tu monitoreo están pendiente de que no te atraquen. Luego cuando llegas a tu casa en la noche entras a esta página y registras lo que vistes en tus horas de cola; disfrutas tu y ayudas a la universidad 2 en uno.

Esta es la página a la que hago referencia, les abrira directamente en el formulario de registro, animense y ayuden a proteger de una manera util a los animales: AvesVenezuela.com

QUE LINDO ES MI MANICOMIO

Caracas como ustedes ya Saben es más que una ciudad, para mí es un enorme manicomio donde la locura corre libre por donde quiere, aquí cada quien va a su manera y las reglas están como el Arca de Indiana Jones.

Tenemos un tráfico constante y exquisitamente caótico 300 días al año y en un margen de 24 horas, aquí los fiscales son una especie en peligro de extinción, y ser peatón es de cuerdos, por lo tanto no pintan nada y son peligrosos para el resto de la población, porque les obligan a ser amables y respetuosos , aquí mandan las camionetas, los autobuses y más que nadie los motorizados para quienes las normas de transito son un saludo a la vecina fea y los semáforos son parte del decorado navideño.

En este bello manicomio hay lo que no se pueden imaginar, desde un aeropuerto en medio de la ciudad, en donde no hay un avión y se usa desde mercado, hasta sala de conciertos y patio de recreo de un centro universitario, hasta un centro de reeducación e inserción humana (un penal) en una zona residencial, que no sería tan mala la cosa si los que llevaran el control fueran los docentes (policías) , digamos que son un poco revoltosos los alumnos del centro de reeducación, les gusta compartir la experiencia de estar allá adentro con los vecinos y aman los juegos de pirotecnia.

Cuando llueve el aire huele a  fresco, el aire acondicionado de tu carro es más frio, y el tiempo en el trafico se extiende para que admires aun más el paisaje. Cuando llueve también tienes la posibilidad de navegar en vez de manejar, porque las alcantarillas la mayoría tapadas hacen de la calle un canal, Venecia se queda corta en extensión, glamur y aroma.

Sin embargo y pese a estas bondades tan exclusivas, no me puedo quejar, Caracas es un manicomio muy bonito, siempre verde todo el año, tiene muchos más arboles que cualquier ciudad del mundo, tiene una montaña hermosa que nos cuida y nos sirve de brújula por ser punto de referencia,  es un manicomio fresco y luminoso casi todo el año, con unos amaneceres preciosos y unos atardeceres que no se quedan atrás. Lo bueno de vivir eternamente en una cola cerrada es poder disfrutar del sol y de los cambios de color del cielo en un mismo punto durante horas, puedes disfrutar de las guacamayas y loros que junto con los mirlos, zamuros, y garzas decoran ese cielo. Puedes hacer amigos en el autobús mientras esperas a que ruede la cola y hasta negocios en ese tiempo de espera. La gente está un poco esquizofrénica pero generalmente son amables, risueños, solidarios y respetuosos, con un poco de humor las cosas se facilitan y todo se hace más llevadero, es fácil hacer amigos aquí, solo tienes que ser amable y relajado.

Una cosa linda que tiene este manicomio son las vacaciones escolares y diciembre, en ambas fechas las colas se reducen a la mitad, todo el mundo está fuera de  aquí y te dejan este rincón del mundo para ti y los 15 gatos que se quedaron igual que tu por estar pelando y aunque se queden es igual, todo parece más tranquilo como si nos hubiesen dado un Mogadón.

Digan lo que digan y hablando en serio de este manicomio , la verdad no lo cambio por nada, ya me fui una vez y aunque el otro era más bonito, ordenado, limpio y con mayor trayectoria en el tiempo, le hacía falta ese verde, esos amaneceres y atardeceres, ese caos, la capacidad de sorprendernos más allá de lo impensable y esa amigabilidad que tiene este. Si creen que esto fue una queja, les confieso que fue mi ejercicio para recordar, que no hay nada como el hogar… Si para Billos Frómeta Caracas era su sultana de cariño, para mi es mi manicomio…con mucho cariño.

LA RESPONSABILIDAD SOCIAL COMIENZA EN CASA Y ESTA VEZ EN LA COCINA DE LA OFICINA

Si no les resulte extraño el titulo, es así como lo cuento, la empresa donde trabajo tiene iniciativas bien interesantes para sus empleados, si bien estamos como país y como miembros de una empresa y de una comunidad en medio de una crisis a todo nivel (social, económico, político, etc) y que todo no es color de rosa, mucho menos en una empresa tan grande como en la que yo trabajo, no podeos negar que tiene iniciativas muy interesantes en materia de RSE, sobre todo a nivel de empleados.

Ya yo hable antes del Club de Lectores  y de lo bien que va, el lunes pasado me asignaron la tarea de sacar fotos  en el curso básico de cocina que da el proveedor que maneja el comedor de la sede principal.

El curso está orientado a todo aquel que este curioso, sea amante de la cocina o este harto de quemar el agua. No es el primer curso que se hace en la organización, ya viene a ser el cuarto o quinto en realizarse y la dinámica resulta muy simple y grata, es casi un programa de televisión en vivo, donde los cocineros del comedor nos preparan paso a paso una serie de recetas sencillas y sabrosas, indicándonos trucos especiales para que el plato a presentar sea de restaurant, responden las preguntas del público participante e involucra a más de un voluntario a ayudar en la elaboración de la receta.

El resultado: Un sábado divertido, ameno y diferente, en compañía de gente que trabaja contigo y que la ves fuera del esquema rígido de los rangos, los departamentos y los problemas del día a día, más relajados y dispuestos a divertirse.

Aprendes algo nuevo para sorprender a tu familia, y esa sorpresa puede ser grande puesto que más de uno ha casi infartado a los novios (as), al esposo (a) o a los amigos, ofreciéndose a cocinar y servir tremendo banquete.

Y la empresa cumple con la ley, estimula la relación entre los empleados, rompe con la peligrosa rutina laboral y otorga un beneficio que si bien no está en el contrato no puede esconderse ni obviarse. Vale la pena, en mi caso ya es la segunda vez que voy, y no será la última, porque la próxima según me cuentan es de cocina ligera, me interesa, yo vivo a dieta…

HOY COMIENZA EL 4TO FESTIVAL DE LECTORES CHACAO

Todos los años espero ansiosa por esta semana tan especial en la que puedo caminar por una plaza repleta de libros, con olor a papel y tinta, música de fondo y algún que otro payaso o títere para los más chicos.

No es la Rambla ni el Paseo de Gracia, tampoco regalan rosas cuando compras un libro pero tiene su encanto, su sabor a ají dulce y a papelón, su sonido a caraqueño y su desenfado tan característico del lado bello del ser de aquí.

Cada año supera al anterior en eventos, en variedad y en gente, espero que este año sea así, por lo menos puedo adelantarles que la agenda de eventos promete y hay para todos.

De seguro me  verán en Plaza Altamira oliendo y comprando libros, hablando como una lorita y compartiendo con todos… les espero.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑