MÁS QUE UN PASATIEMPO PARA MÍ

Cocinar

Un pasatiempo, un modo de meditar y una necesidad, eso es para mí la cocina, comer es un placer pero el proceso creativo lo es también. El amor por la comida nace en la cocina de mi infancia, en las tardes con mi abuela haciendo rosquillas, galletas, empanadas, guisos y sopas (esto último no es tan divertido, soy familia de Mafalda), también en los momentos con mamá mientras preparaba cenas para los amigos o las fiestas.

Mis recuerdos de la cocina están llenos de olores a clavo, cúrcuma, comino y limón, sabores dulces y salados, picantes y ácidos, y a texturas crocantes y suaves…Mientras escribo recuerdo y extraño la receta de pollo con canela de mi abuela, el olor de esa especie me trae recuerdos especiales y mucha nostalgia porque a mi abuela se le olvidó la receta, y yo que he intentado hacerla no me sale igual a mis memorias.

Mi gusto por cocinar me ha hecho pensar incluso en tomar un curso formal y llevar esta inquietud al siguiente nivel, aprender nuevas técnicas, refrescar y pulir las que ya conozco. Mi gusto por cocinar incluso ha hecho que al viajar mis souvenirs y recuerdos más que fotos sean libros de cocina tradicional del lugar visitado.

Ahora que ser chef está de moda en este país, vemos a más de uno sumergido en los fogones, aprendiendo técnicas, y son muchos los que toman los cursos por supervivencia, la idea no es mala, el mundo de la cocina es hermoso, no sé cómo oficio, lo digo como experiencia terapéutica y como forjadura de recuerdos. La cocina para mí también un generador de curiosidades, probar una nueva receta, o un nuevo ingrediente, mezclar sabores que tradicionalmente no se combinan y ver que sale.

Los que me conocen saben que mal no cocino y que sí bien alguna más que otra cosa no ha salido perfecta, al menos nadie ha mutado o muerto con mis inventos, también saben que me gusta y que me gusta aún más compartir mis loqueras con ellos.

Sepan también que un gran regalo o recuerdo es un libro de cocina, mientras más curioso o tradicional mejor, a mis manos ha llegado libros de cocina de lugares que no he visitado aún y que se por lo menos que se come sabroso, tengo libros de cocina que son recopilaciones de recetas medievales y que son estupendas y súper simples.

No se extrañen que en lo ecléctico que resulta este blog se consigan que comparta con ustedes alguna receta loca, algún invento mío o de algún amigo que salió bien y que sería chévere dar a conocer.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑