Televisión vacía

Si tienes tiempo libre y no quieres ocuparlo en un buen libro o en otras actividades, ya sea por simple flojera, no que queda más remedio que caer el en televisor, es lo más cómodo, pero de unos años al presente dista mucho de ser educativo y sano entretenimiento; salvo programas muy puntuales donde si se hace un esfuerzo por entretener, informar y educar todo a la vez, lo que resalta es la gran cantidad de canales que lo único que emiten es una patética imagen de lo que somos como sociedad.

No es la primera vez que toco el tema, siempre me ha llamado la atención que los programas de mayor ranking sean aquellos que exponen una flácida imagen de lo que somos, y en vez de destacar nuestras autenticas fortalezas, le damos más valor a aquello que deberíamos considerar descartable.

Yo sigo preguntándome ¿cómo es posible que tenga fama y sea admirado alguien cuyo único atributo sea ser cabeza hueca, falso y cotilla? Para mí es un horror saber que los programas de mayor interés son aquellos donde se cuentan los trapos sucios, propios y de los demás ( la lista de incordios es infinitamente larga, no me voy a explayar en eso). Díganme los programas donde te meten en una isla o en una casa con otros diez, falsamente aislados pasando de cara al público las de Caín, para que sea un todos contra todos y luego se reclamen por ser infieles, horteras y traidores.

Ahora está de moda la gente que se junta para ver si hacen pareja, vamos, ¡¡¡que llega cada espécimen que no deja duda alguna del porque está solo en el mundo y lo juntas con otro de igual carga magnética… y Olé!!!

Lo que nos están vendiendo es a ser vacíos, superficiales, falsos y poco éticos, nos están adiestrando para ser así, porque según ellos es lo ideal, lo correcto… ¿Eso es lo que debe aprender nuestra juventud?, ¿Eso es lo que aprendieron nuestros ancianos y por eso lo disfrutan tanto? Porque la franja de hora en la que emiten estos programas es la más sensible, es la que ve el grupo más vulnerable (abuelos y niños) ¿Debemos ser tontos y sumisos? Si eso nos venden, ¿Por qué luego exigen que seamos emprendedores, dinámicos y geniales?

Hay canales que hacen un esfuerzo por aliviar esta tendencia y lanzan programas que buscan estimular algo más allá de la miseria mental, sin embargo, no es suficiente, no son mayoría… Si a todo le hacen retransmisión, por qué en esa franja de horario “muerto comercialmente” pero importante como sociedad.

Otra, y ya para cerrar mi queja, ¿cómo es posible que los canales infantiles tengan tanta publicidad? Si son canales infantiles debemos educar en valores, en información útil para el futuro, no en crear consumidores patológicos y sin control… Siete minutos de publicidad entre bloques de treinta minutos de programa, no es educación, es adiestramiento y aparte está orientado a géneros muy concretos (niños o niñas) con actitudes muy concretas: consumo y belleza para niñas, violencia y acción para niños, publicidad orientada a productos educativos, entretenimiento familiar y productos sin género (para todos) no supera el minuto en ese lote de siete y son expuestas en franjas de horario de poco ranking.

No me extraña que debas recurrir a la TV de pago o a plataformas como Netflix, si quieres entretenimiento de calidad y sin publicidad, no lo vas a encontrar en la TV abierta.

DIVERSION PARA EMBRUTECER

ritziar_blog_tv_para_brutosSi, ya se, soy el grillo fastidioso que le da por hacer reflexiones poco agradables, esta vez arremeto con los programas de entretenimiento, les aviso que seré inmisericorde con todos los que salgan en este artículo, porque más que educar, informar, entretener  o denunciar se esta haciendo un lavado de cerebro brutal, se están implantando esquemas que no son sanos y se esta enseñando a ser lo que no debemos.

Se esta gestando una apología de lo que no debemos ser, se venden unos esquemas de vida poco respetuosos  como algo genial, de éxito, algo a emular, el resultado no esta oculto, los casos de violencia de genero, bulling, violencia e intolerancia, así como otra cantidad de problemas sociales que no son producto de la modernidad, justo  la modernidad busca mejorar y erradicar lo que estoy criticando…

No comprendo la necesidad de meter a un lote de personas en un plató de televisión para que ventilen sus miserias y sus chismes, no comprendo como permiten endiosar a un estafador solo porque se burlo de todos con tan solo 17 años y ahora que tiene 21 es millonario gracias a saber llevar su delito a lo mas alto del ranking de TV.

No comprendo como se prestan a ser encerrados en una casa por tres meses para hacer NADA, salvo acostarse uno con otros, llevarse a punta de intrigas e ir sacándose los ojos por capítulos hasta que solo queda uno. el mismo esquema con distinto escenario, ya sea en una isla, una selva, otra casa, pero la base es la misma, todos en medio de la nada, aislados de la «civilización» vestidos, en traje de baño o sin nada encima, es lo mismo, si ves uno, pueden haber tres, cinco o 30 ediciones, con sabores, colores o lugares y todo se resume a un grupo numeroso que se va reduciendo a punta de traiciones, intrigas y trampas, lo divertido es ver como se sacan las tripas, se gritan y se insultan, quien llora al irse, o quien pierde los papeles.

Si el esquema de desconocidos es patético, lleno de celebrites (cuyo único atributo es ser cercano a otro famoso y vivir de su fama) no mejora, por el contrario, es aun mas patético, gritan más, se insultan aun más y se sacan los trapos sucios con miras a que el público los hunda en el olvido.

España esta minada de programas que lo que dan es vergüenza, aquí trabajan arduamente por embrutecer a la población y mantenerlas esa mentalidad retrograda, poco solidaria y muy miserable, no me extraña que nuestros héroes nacionales sean una tía de 42 años totalmente deforme de tanto botox, sin carrera, que cambia de pareja como de ropa interior, un estafador de 23 años que se burlo de todos cuando era menor de edad y ahora vive como un rey  con dinero de los impuestos nacionales, los hijos de una cantante sin mas talento que ser hijos de una famosa…

Y ahora que contamos con un aderezo nuevo para el entretenimiento de masas aun más jugoso como es el esquema de novela latinoamericano (México/Miami) no les cuento a donde vamos a parar. Si señores latinoamérica no se salva , si hay algo que debo admitir es que mientras España por un lado patea el intelecto con programas de viejitas, comadres, viperinas, también tienen programas que salvan la patria, cosa que latinoamérica no tiene, o si lo tiene es una de las causas que nos impide desarrollar las sociedades de nuestros países y ser potencia,  LAS NOVELAS.

Mientras en España aun existe una minoría que busca crear novelas con contenido histórico, que pueden ser más o menos almibaradas, la verdad es que distan mucho (por el momento) de la formula cutre de la novela latina por excelencia. Pasaron muchos años desde la ultima novela decente en latinoamérica, nos encerramos en el esquema de  chica pobre conoce a chico rico, ambos se enamoran, pero, es una relación imposible y después de miles de penurias (en la que más sufre es ella, porque él se acuesta hasta con la claqueta) terminan felices por siempre… Resultado final en la vida real: una tasa de natalidad desmedida en los estratos mas bajos de la sociedad, miles de familias donde solo se conoce quien es la madre y los niños son de distinto padre, una tasa de delincuencia brutal y una tasa de escolaridad paupérrima… ¿sigo?, solo vean las noticias, porque contar las miserias de latinoamérica aburre.

Valores sociales en la novela latina y el concepto de igualdad de genero brillan por su ausencia, solo están en el cuento chino que te dicen los productores de la televisora.  Las novelas latinas de ahora distan mucho de las viejas donde las novelas brasileñas con temas históricos y de critica social marcaban pauta, los años dorados de las novelas venezolanas inspiradas en  los grandes clásicos de la literatura y en las novelas de Rómulo Gallegos, Teresa de la Parra, Uslar Pietri, o las buenas de Isaac Chocrón.

Hoy en día y con todo el dolor del alma, caímos en manos de los productores latinos radicados en Miami y que son capaces de perpetrar un clásico como Doña Barbara convirtiendo la celebre novela en algo menos que basura para quemar.

Ahora lo que funciona lamentablemente es la masa, esa que no quiere ser educada, mola lo que embrutece, mientras más se grite, más se insulte, más se preste a las malas interpretaciones, mejor, así enaltecemos a las meretrices de turno, a los estafadores y al reto de delincuentes.  Parece que ser bruto esta de moda, maltratar, insultar y mentir son los valores que hay que esgrimir… BRAVO!!! Socialmente vamos bien, como dicen en mi tierra: «a paso de vencedores y derecho al abismo».

LA VIOLENCIA MÁS ALLÁ DE LA TELEVISIÓN

images

Viendo televisión, sana diversión express que se compone de un control remoto, una caja de plasma pegada a la pared, algo de electricidad y ganas de desconectar tu ser consciente y entregar tu voluntad a la programación.

Ahora, no es la primera vez que escuchamos que este medio masivo de comunicación, en las manos incorrectas puede ser un arma de doble filo, continuamente escuchamos, sobre todo si tenemos cable (televisión pagada) que debemos vigilar lo que los niños ven a través de esa cajita.

Pero, ¿y lo que nosotros vemos? ¿acaso no nos influye a nosotros? La respuesta es si, si nos afecta también, y la programación últimamente es innecesariamente violenta, no hay canal que no esté cargado de violencia, ya sea explícita o maquillada, por ello mis canales favoritos son de historia, de cocina o de arte, ¿peco de aburrida? Sí, pero pregúntenme si me importa. Ahora predominan los programas como CIS, las películas de acción y guerra, donde te explican como mataron al sujeto con pelos y señales, películas como Cloud Atlas donde en una fiesta común y corriente lanzan a un sujeto desde un piso 12 y lo ves estrellarse en el suelo desperdigando sangre y cerebro por la calle, películas como Kill Bill todo un clásico donde cortan y matan a los personajes como sí habláramos de un programa de cocina, y el sujeto fuera una cebolla a la que pican en brunoisse.

La violencia va más allá de la programación y llega a nuestras pantallas con las noticias y con la política y entonces nos encontramos en medio de un mensaje institucional, gubernamental o una simple crónica noticiosa y escuchas una explicación vacua y divagadora, aderezada con insultos y des calificativos a un contrincante.

Lo que sí me preocupa es como esta violencia a trascendido la frontera de las cajas de plasma y han llegado a otros medios de comunicación, asomarme últimamente al Facebook resulta tedioso, y desagradable, ahora con la excusa de defender el derecho de los animales, ves mensajes con fotos de animalitos maltratados o muertos , incluso vídeos muy explícitos de violencia a esos pobres seres. Si vieron el artículo del cunagüaro, sabrán cómo me pongo ante el maltrato de seres inocentes, he sacado de mi lista de amigos a unos cuantos por su morboso gusto de concienciar gráficamente. La violencia contra los animales me descompone, también la violencia contra la mujer y los niños, la violencia contra alguien indefenso me pone mal.

No conforme con lo que uno ve por internet o televisión, esta la violencia propia del Venezolano, disfrazado en su humor tan particular y mordaz, que se ríe de sus desgracias, en vez de tomar las riendas de su vida y hacer que esta cosa funcione en vez de esperar un milagro o que el gobierno de turno resuelva, lo que debe resolver él con sus manos. A todo le saca chiste, para nosotros nada va en serio, si te ofenden, te sacuden y con su mejor sonrisa te sueltan un «relájate, todo en broma, nada en serio, no te portes como una anciana»

El humor de nosotros lleva una carga de violencia explícita y dura, la burla esta a la orden del día, si vistes de rojo te gritan chavista, si eres educado te dicen oligarca, si vas por tu canal en la vía los motorizados te lanzan la moto y te rompen el espejo retrovisor, todos muertos de risa con la cara dura y siguen.

Y lo que voy a decir sonara a algo dicho por una anciana de 80 años, pero no deja de ser verdad y es una suerte que con 39 años tenga la sensibilidad de decirlo y ustedes la madurez de analizarlo y de darme la razón, SER EDUCADO hoy en día es ser un pendejo, estar fuera de moda, y ser un bicho raro.

Mantener las buenas maneras, ser educado y respetar leyes o reglas hoy en día es un defecto, ahora se estila llamar «marico» a tu mejor amigo, o «bicha» a tus amigas, se estila también agregar al menos dos palabrotas a una oración simple. Entrar en un lugar y dar los buenos días es una rareza en este país, dar las gracias también, pedir las cosas con un «por favor» ni hablemos.

Gritar ahora es lo que está de moda, insultar y burlarse también, interrumpir y abrumar, mentir y atropellar, mostrar que eres más bravo, más grosero, más violentó te hacen más atractivo, más macho o lo que es peor, más mujer (cuaima para los entendidos) porque la cosa esta así de terrible para ambos bandos. Ahora ser un caballero o una dama es de viejos o de retrógradas (Nerds para los entendidos)

Bueno, pues yo tengo 39 años, no soy ninguna vieja, tampoco soy nerd, afortunadamente no pretendo ser ninguna cuaima, y me importa un comino levantarme a un macho de esta nueva especie. Para mi decir buenos días, buenas tardes, buenas noches, por favor, gracias, bienvenido o adiós, incluso un gusto en verte, no son un defecto, así me criaron y no me avergüenza, se que no soy perfecta y que a veces pues caigo en la tentación de comportarse como mis pares prehistóricos y es que el ambiente no ayuda, pero hago mi esfuerzo por no ser como ellos.

Esto que escribo es un llamado a recuperar la nobleza que teníamos antes, la dignidad que dejamos en la camisa del día anterior, porque nos estamos convirtiendo en algo desagradable, en algo que no somos, en una mala caricatura de nuestro verdadero ser. La cortesía y las buenas formas no son un defecto, es algo que nos trae beneficios a todo nivel.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑